¿Por qué sangran las hemorroides y por qué evitarlo? | Ivis Med
821
post-template-default,single,single-post,postid-821,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

¿Por qué sangran las hemorroides?

como eliminar las hemorroides externas

¿Por qué sangran las hemorroides?

En post anteriores del blog vimos cómo eliminar las hemorroides externas de forma indolora y antes de que lleguen a sangrar. No en vano, la hemorragia es una de las consecuencias de no atajar la situación a tiempo. Vamos a ver las razones que explican este sangrado que, insistimos, no se debería llegar a producir.


Como sabes, las hemorroides contienen pequeñas venas que están alrededor del ano. Si se inflaman se produce la llamada enfermedad hemorroidal. Como comentamos, uno de los síntomas más habituales es la sangre en las heces. Hay que detectar los síntomas a tiempo e intervenir sin tocar para nada el plexo hemorroidal.  Si llegan a sangrar, la cuestión es tener claro por qué se produce el sangrado. Aunque las causas son diversas, una de las más comunes es el exceso de presión en la zona anal. En IVIS MED te recordamos que muchas veces tiene que ver con cuadros de obesidad o sobrepeso y que las mujeres embarazadas tienden a padecerlas al igual que después de dar a luz. En todos estos casos, las venas se inflaman y es entonces cuando se produce el sangrado.

La detección precoz, factor clave 

 

Es muy importante controlar el sangrado rectal y acudir al médico cuanto antes para que nos dé un diagnóstico correcto. Date cuenta de que no siempre este sangrado está provocado por las hemorroides y que puede estar causado por otro tipo de patologías. Los síntomas pueden ir desde picor en la región anal o dolor al estar sentado o defecar. También se puede notar una protuberancia dura y al mismo tiempo sensible al tacto en la zona del ano. De todas formas, insistimos en que no hemos de atender tanto al estadio en el que se encuentren las hemorroides sino a su origen. Porque, como defendemos firmemente en nuestra clínica, no es un problema del conducto anal, sino una afección de tipo circulatorio que diagnosticamos con la ecografía intravascular (IVUS). No se trata sino de detectar eventuales obstrucciones al flujo en la vena iliaca común en el marco de este nuevo enfoque de la enfermedad hemorroidal que abanderamos en IVIS MED con el doctor Juan Guilleuma a la cabeza.