¿Es bueno andar con hemorroides?

andar con hemorroides

¿Es bueno andar con hemorroides?

Una de las preguntas con las que más nos encontramos en los pacientes que sufren hemorroides es si es bueno andar con hemorroides o hacer cualquier otro tipo de ejercicio físico. La práctica deportiva con hemorroides se puede realizar, incluso en algunos casos es muy recomendable. Las limitaciones dependen de cada caso, del grado de las hemorroides y sus síntomas.

La aparición de almorranas es más frecuente de lo que se pueda pensar a priori. Son muy molestas y, en ocasiones, afectan a nuestras actividades diarias. Los deportistas y los aficionados al deporte también pueden sufrirlas y ver limitadas ciertas actividades. En cualquier caso, hay que tener claro que andar con hemorroides no afecta negativamente.

Es más, salir a caminar o andar con hemorroides es una de las mejores opciones terapéuticas. Se ha convertido en una de las actividades más recomendadas en su tratamiento ya que ayuda a mejorar el retorno venoso y tiene un efecto vasodilatador. Eso sí, se aconseja realizar sesiones de caminatas cortas y en terrenos que no sean muy duros y sin mucho impacto.

En los casos más graves en los que las hemorroides son muy dolorosas o tienen otro tipo de complicaciones, es positivo hacer reposo tras la actividad física. El descanso también favorece y es parte de cualquier tratamiento.

Actividad física recomendada si sufres hemorroides

Aconsejamos no realizar ejercicio intenso hasta que el cuadro clínico se resuelva. Deportes  que requieren mucha fuerza en el abdomen o que provocan presión sobre la zona afectada, como la halterofilia, el ciclismo o el remo, es mejor dejar de practicarlos durante la recuperación.

Puedes sustituir este tipo de deportes por aquellos en los que predomine el trabajo aeróbico y no haya que estar sentados durante mucho tiempo, como andar con hemorroides. En ningún caso es recomendable dejar de hacer ejercicio. El sedentarismo y llevar un estilo de vida poco saludable son algunas de las causas de su aparición.

Salir a andar con hemorroides o realizar el ejercicio físico recomendado ayuda a mejorar la actividad de las enzinas antioxidantes, la función endotelial, la motilidad intestinal y el retorno venoso. También aumenta la liberación de citoquinas antiinflamatorias y la actividad fibrinolítica, y disminuye la agregación plaquetaria.

Una vez finalizada la actividad física, recomendamos beber líquidos, realizar una dieta rica en fibra, limpiar la zona afectada y reducir la ingesta de cafeína o alimentos muy especiados y picantes. No dejes que las hemorroides se conviertan en una excusa para hacer ejercicio.