Consideraciones sobre IVUS y cómo curar las hemorroides sangrantes
799
post-template-default,single,single-post,postid-799,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Algunas consideraciones sobre la ecografía intravascular (IVUS)

cómo curar las hemorroides sangrantes

Algunas consideraciones sobre la ecografía intravascular (IVUS)

Volviendo a insistir en nuestro punto de vista de cómo curar las hemorroides sangrantes queremos centrarnos en este post en la forma de detectar este problema circulatorio que, subrayamos, al final es de lo que se trata. La prueba diagnóstica es la ecografía intravascular. Vamos a ver en qué consiste.

La ecografía intravascular es un examen que se vale de ondas sonoras para observar el interior de los vasos sanguíneos. En el caso que nos ocupa, para detectar obstrucciones en la vena iliaca común. Obstrucciones que están detrás de la aparición de las hemorroides. Hemos comprobado que, solventando esta eventual obstrucción, desaparecen los síntomas hemorroidales durante más de dos años.

En qué consiste la prueba

Se introduce un catéter dentro de una vena o arteria para medir la forma en la que se reflejan las ondas sonoras de los vasos sanguíneos. Gracias a los ultrasonidos, el ecógrafo convierte esas ondas en imágenes. Estas muestran las paredes del vaso y pueden revelar la presencia de una obstrucción. En este caso, hablamos de la vena iliaca común. Es un tronco venoso común formado a partir de las venas satélites o acompañantes de la arteria circunfleja ilíaca profunda, que desembocan en la vena ilíaca externa. Está a unos 2 centímetros por encima del ligamento inguinal. Este es un cordón fibroso que se extiende entre la espina ilíaca antero-superior y el tubérculo del pubis. También se le llama ligamento crural.

Lo cierto es que la ecografía intravascular se usa desde la década de los 90. La cuestión es que, de un tiempo a esta parte, se ha recurrido a esta prueba para diagnosticar obstrucciones al flujo en la vena iliaca común. Con resultados mucho mejores, según hemos podido comprobar en IVIS MED, que otras técnicas de imagen como la flebografía, el AngioTAC, la AngioRMN o la ecografía convencional. Para el tratamiento de la enfermedad hemorroidal, IVUS permite descubrir lesiones u obstrucciones al flujo en la vena iliaca común en personas que parezcan hemorroides. Un cuadro que, como decimos, está directamente relacionado con la historia natural de esta afección, en concreto con su evolución clínica.