¿Qué son las hemorroides trombosadas o una trombosis hemorroidal?

como curar las hemorroides sangrantes

¿Qué son las hemorroides trombosadas o una trombosis hemorroidal?

Las hemorroides trombosadas o una trombosis hemorroidal son un problema muy común entre la población adulta. Una de las complicaciones más habituales es la formación de coágulos de sangre en una hemorroide externa. Es lo que se conoce como hemorroides de grado cuatro o hemorroides trombosadas, y pueden causar un dolor muy intenso. 

Las hemorroides son sacos venosos que se sitúan en la parte externa o final del canal anal. Si se produce un engrosamiento o inflamación interna de la vena, se trata de una hemorroide en
grado leve. En el caso de que progrese la inflamación y se sitúe fuera del canal, se produce un prolapso de la vena que se observa alrededor ano conocido como hemorroide en grado moderado. Pudiendo alcanzar el último grado, cuando la sangre se coagula, las hemorroides trombosadas

Al igual que cuando nos preguntamos cómo curar las hemorroides sangrantes, en este caso es importante que acudas al médico para que determine el tratamiento más oportuno para las hemorroides trombosadas.

Síntomas y Causas de las hemorroides trombosadas

Las hemorroides trombosadas se definen como una complicación de una hemorroide al uso. Una vez la almorrana sale al exterior a través del ano y no se puede reintroducir en el ano de manera espontánea o de forma manual, cabe la posibilidad de que quede “atrapada” en el exterior del ano debido a la contracción del esfínter interno.

En la almorrana simple que queda “atrapada” en el exterior a causa del esfínter interno se acumula una gran cantidad de sangre venosa. Dicha acumulación de sangre hace que se pueda formar un coágulo, lo que provoca dolores fuertes y sensación de ardor.

Los síntomas de las hemorroides internas son distintos. Normalmente, no se sienten ni generan malestar pero signos como el sangrado rectal durante las deposiciones es un signo de la aparición de una hemorroide interna. Por ello, es sencillo distinguir la hemorroide interna o externa.

¿Cuál es el tratamiento de las almorranas Trombosadas?

Los tratamientos caseros para aliviar el dolor no son suficientes para tratar este problema, ya que es necesario acudir a una especialista en Hemorroides. 

El tratamiento de las hemorroides  trombosadas ha variado en gran medida en los últimos años. Una de las técnicas más frecuentes es la incisión de la almorrana para la extracción manual del trombo o coágulo de sangre (trombectomía). Esta técnica sólo es posible aplicarla durante las primeras 48-72 horas desde que comienza la trombosis de la almorrana. Se trata de una intervención sencilla en la que se aplica anestésico local.

Si han pasado más de 72 horas, es recomendable recurrir a tratamientos caseros como baños de asiento o el uso de pomadas para reducir la presión. Este tratamiento también se recomienda para la fisura anal. Otro método es la aplicación de hielo en la zona afectada, el frío reduce el flujo sanguíneo y disminuye el dolor. De todas formas, siempre es recomendable acudir a un médico especializado.

En el caso de las hemorroides internas, se pueden llevar a cabo otras técnicas efectivas, como la ligadura con banda elástica que interrumpe el suministro de sangre a la hemorroide. Esta se encoge y muere, y se forma una cicatriz que retiene las venas próximas. Este tratamiento no es apto para hemorroides trombosadas.

En Ives Med hemos desarrollado un tratamiento, no sólo para aliviar los síntomas sino también para eliminarlas, con una metodología innovadora. Nos basamos en la técnica diagnóstica IVUS con las ventajas de no contar con las complicaciones que puede causar el método tradicional y ni siquiera precisa de anestesia local.

Consecuencias de no tratar las Trombosis Hemorroidal

No tratar la trombosis hemorroidal puede provocar una úlcera en la almorrana. Ya que ésta la está envolviendo sangre coagulada, y la falta de riego sanguíneo puede causar una ulceración en la piel. Esto puede conllevar a que el proceso se complique y se produzca una hemorragia o incluso puede llegar a una infección grave, ya que es una zona abierta a la entrada de gérmenes procedentes de las heces.

También pueden darse otras complicaciones menos comunes, como la aparición de anemia, es decir, no tener suficientes glóbulos rojos sanos para el transporte de oxígeno a las células, o una hemorroide estrangulada que puede causar dolor punzante y extremo.

El diagnóstico, siempre en manos de profesionales especializados

Ahora que conoces todo sobre las hemorroides trombosadas, en Ivis-Med somos un centro médico especializado en las enfermedades del aparato circulatorio. Ofrecemos las soluciones más innovadoras para el tratamiento de las Trombosis Hemorroidal. Te invitamos a ponerte en contacto con nosotros y conocernos.

¿Cuánto tarda en desaparecer una hemorroide trombosada?

Una hemorroide trombosada puede desaparecer de manera espontánea y por sí solo a los días de su aparición. El dolor va disminuyendo al igual que el sangrado. Si se realiza un tratamiento quirúrgico para acabar con la hemorroide, se estipula una media de una semana o diez días para su desaparición.

Prevención

Prevenir la aparición de las hemorroides es posible si se sigue una serie de consejos como mantener las deposiciones blandas, comer alimentos ricos en fribra (frutas, verduras o cereales integrales), beber mucha agua, entre seis y ocho vasos de agua al día, o tomar suplementos de fibra si no se llega a la cantidad recomendada en la dieta.

Además, es aconsejable no realizar esfuerzos y contener la respiración mientras evacuamos, no posponer las visitas al baño, evitar estar sentados en la misma posición durante mucho  tiempo ya que puede aumentar la presión en las venas del ano, y hacer ejercicio. La actividad física ayuda a prevenir el estreñimiento y reducir la presión en las venas.

Preguntas Frecuentes

¿Cómo se curan las hemorroides trombosadas?

Las hemorroides trombosadas se eliminan con tećnicas como la incisión de la hemorroide en la que se extrae de manera manual el coaǵulo de sangre. En Ivis Med disponemos de un tratamiento novedoso basado en la técnica diagnóstica IVUS para curar y eliminar las hemorroides sin complicaciones ni necesidad de anestesia local.

¿Cuánto tiempo tarda en desaparecer una hemorroide trombosada?

Una hemorroide trombosada suele desaparecer en pocas semanas. El dolor puede desaparecer en un lapso de tiempo de entre una semana y diez días pero pueden pasar dos semanas hasta que el bulto de la hemorroide desaparezca totalmente.

¿Qué tan peligrosas son las hemorroides trombosadas?

Normalmente, las trombosis hemorroidales no suelen ser tan graves como otras partes del cuerpo, como en los pulmones, que se convierten en urgencias vitales. Suelen estar vinculadas a un esfuerzo defecatorio puntual u otras causas determinadas. Es posible que su aparición sea recurrente, pero no es lo habitual, y pueden desaparecer por sí solas o requerir un leve tratamiento quirúrgico.

¿Cómo saber si es una hemorroide trombosada?

Es importante prestar atención a síntomas como dolores intensos, punzantes y continuos, picazón o hinchazón de la zona anal, así como si hay sangrado rectal. Para saber si tenemos una hemorroide trombosada siempre es recomendable acudir a un médico especialista.

 

Otros temas relacionados con  hemorroides trombosadas